Bicicletas de Balance Vs Ruedas de Entrenamiento

redactora
Bicicletas-De-Balance-Vs-Ruedas-De-Entrenamiento
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Cuando se trata de aprender a montar bicicletas, los niños pueden pasar por frustraciones, caídas y experiencias que los hagan temerosos de volver a intentarlo, esto, por no haber contado con un buen entrenamiento que les ayudara a mejorar su equilibrio.

Para fortuna de los más pequeños, existen las bicicletas de balance y las conocidas rueditas de entrenamiento, pero surge la interrogante: ¿cuál es una mejor opción? Por lo que aquí expondremos cada una de sus ventajas y desventajas para que puedas elegir.

Bicicletas de balance

Las bicicletas sin pedales o también conocidas como bicicletas de entrenamiento, son unas bicis que se caracterizan por no contar con pedales, estas permiten a los niños moverse cuando se empujan a sí mismos con el uso de sus pies y piernas.

Las bicis sin pedales cuentan con un manubrio, sillín y ruedas, como cualquier otra bicicleta, pero están diseñadas para ayudar a mejorar el equilibrio de los niños, cuando estos aún no están listos para pedalear por sí solos.

Con estas bicicletas, los niños aprenden a mantener un buen balance, lo que ayudará en el momento que hagan la transición al pedaleo.

Ruedas de entrenamiento

niña-jugando-con su-bicicleta

Las ruedas de entrenamiento por otro lado, son este conocido accesorio que se adapta a las bicicletas tradicionales, estas se instalan a los lados de las ruedas traseras de las bicis, lo que agrega cierto balance y equilibrio al niño cuando esté pedaleando.

Estas ruedas también cuentan con beneficios, pero, si los niños se acostumbran a solo usar su bici con ellas, no lograrán aprender a tener balance, como lo harían con una bici sin pedales.

Pedaleo

pedal-de-bicicleta

Las bicicletas de niños tienen la opción de adaptarles rueditas, esto en la mayoría de las marcas del mercado, pero también es necesario considerar que estas solo añadirán más peso a la bici, haciendo más difícil el pedalear.

Por otro lado, las bicis de entrenamiento no cuentan con pedales, estas necesitan de una fuerza de empuje que puede ser dada por los niños y sus piernas o por un adulto que los ayude durante los primeros usos.

Inclinación

En cuanto a la inclinación, las bicicletas de entrenamiento tienen un menor centro de gravedad, por lo que pueden doblarse inclinarse de forma simple y su falta de rueditas hará que puedan cruzar con facilidad.

Por otro lado, las bicicletas con ruedas de entrenamiento son más pesadas, lo que puede dificultar su giro.

Terreno

Las bicis de entrenamiento pueden usarse en casi cualquier superficie, y si tienen frenos hará que los niños puedan controlar con mayor facilidad la inclinación. Al ser bicis que pueden pasar por casi cualquier lugar, estas desarrollarán el sentido de la aventura.

Las bicis con rueditas, por su lado, suelen ser difíciles de inclinar, por lo que habrá lugares por los cuales los niños no puedan pasar, haciendo su proceso de aprendizaje más lento y frustrante.

Peso

El peso es algo que hemos tocado a lo largo del artículo, como ya sabréis, las bicis sin pedales son mucho más livianas, sin contar que están hechas de materiales como aluminio, madera, acero y plástico, que las hacen menos pesadas y mucho más duraderas.

Las bicis con ruedas tienen pedales hechos de acero bastante pesado, esto en la mayoría de las marcas, lo que las hace más difíciles de pedalear, además de que las ruedas añaden más peso innecesario al marco.

Altura del asiento

niña-montada-en-bicicleta

En las bicis de entrenamiento, la altura del asiento o sillín suele ser bajo, esto para que puedan alcanzar el piso con sus pies y logren desplazarse con mayor facilidad.

En las bicis tradicionales con rueditas, es normal encontrar modelos cuyos asientos sean totalmente adaptables, permitiendo que la altura vaya acorde a la estatura del niño y puedan pedalear con mayor facilidad.

En estas últimas, la altura del asiento debe estar en un punto que permita al niño estar de puntillas en la bici al detenerse.

Ruedas y llantas

En esta característica, las bicis tradicionales con rueditas son ganadoras, a que cuentan con llantas y ruedas más resistentes, que, si bien no podrán pasar por todas las superficies al tener estos accesorios acoplados, resultan bastante fuertes y duraderas.

Por otro lado, las ruedas de las bicis de equilibrio son un poco más ligeras y no tienen tan buen agarre como las de una bicicleta montañera para niños pequeños.

Frenos

Las bicis tradicionales de niños suelen tener tantos frenos delanteros como frenos traseros, esto las hace más seguras que una bici de balance, pero, estas últimas también pueden contar con frenos en su parte trasera que los ayudará a frenar de una manera veloz y con seguridad.

¿Puede transformarse una bicicleta tradicional en una de equilibrio?

Sí, esto es algo completamente factible, que además dará la posibilidad de tener una bicicleta para tu hijo que se adaptará a cada etapa de su desarrollo.

Para lograrlo, solo tienes que quitar los pedales de una bicicleta normal, además de la cadena, haciendo esto, quedará un modelo en el que podrá practicar su equilibrio, aunque es necesario considerar que será más pesada para que la empujen solos.

Desensamblar una bici normal puede requerir de ciertas habilidades, cosa que también tienes que tomar en cuenta al momento de tomar una decisión sobre qué opción será mejor para tu peque.

¿Qué hay de la geometría?

Los manubrios en ambos modelos de bicicleta pueden variar bastante, esto dependiendo de la bici que hayas escogido para tu niño.

En unos casos, encontrarás que los manubrios están cerca del cuerpo del pequeño, haciendo que sea fácil de sostener y alcanzar, mientras que otros estarán más lejos, por lo que tendrán que estirar más sus brazos.

Los manubrios amplios son una mejor opción ya que ayudan a que la bici sea más estable, lo que es necesario cuando los niños alcanzan cierta velocidad.

Ir arriba