Los 7 Mejores Microscopios Para Niños Fanáticos De La Ciencia

Guía de compra & comparativa
mejor-microscopio-para-niños

Desde pequeños los niños pueden interesarse en el mundo que los rodea, desde saber que hay en el espacio con un telescopio, hasta conocer los pequeños organismos que solo pueden ser vistos con un microscopio.

Si en casa tienes a un pequeño interesado en la ciencia, pero quieres que aprenda de una manera divertida, puedes dotarlo de equipos de investigación apropiados para su edad, como el mejor microscopio para niños.

¿Tienes prisa? Pasemos a el mejor microscopio para niños en Amazon

¿Cuál es el mejor microscopio para niños?

Aunque sean equipos que serán utilizados por niños, es importante que estos cuenten con las funciones esenciales de todo microscopio.

Estamos hablando de una buena calidad óptica, que sea fácil de utilizar, con diferentes modos de uso y que cuente con todos los accesorios necesarios para que los pequeños puedan divertirse y aprender mientras juegan.

Unas luces potentes de buena iluminación, un diseño portátil y piezas que resistan brindarán un microscopio que, más allá de un juguete, será un equipo de estudio que acompañará a vuestros peques en su crecimiento.

A continuación les presentamos los mejores microscopios para niños:

1. Microscopio para niños MAXLAPTER

Diseño de microscopio profesional

2. Microscopio para niños USCAMEL

Con vidrio óptico de calidad

3. Microscopio para niños Buki France BUKI MR600

Con 50 experimentos incluidos

4. Microscopio para niños Foxom

Ideal para principiantes

5. Microscopio para niños Buki France – MS907B

Con tres tipos de aumento

6. Microscopio de juguete Buki – 9003

Para niños a partir de los 4 años

7. Microscopio de juguete Science4you

Favorece el desarrollo motriz e intelectual

Guía de compra: los mejores microscopios para niños de 2019

¿Qué es un microscopio de juguete?

Un microscopio de juguete se diferencia de modelos profesionales porque aquellos, básicamente, son un lente que permite ampliar la imagen de lo que se ve a través de su visor, por lo que se consideran modelos simples.

Sin embargo, también es posible conseguir modelos de microscopios para niños que van más allá de un simple juguete, al ser equipos estéreos o compuestos que permiten una visión con mayor detalle.

Elegir entre uno u otro dependerá de la edad de vuestro pequeño y de lo que busquéis en el equipo, si un juguete interactivo que le permita aprender a través de sonidos, luces y juegos o uno que sea un poco más profesional.

Tipos de microscopios para niños

Antes de elegir cuál es el modelo de microscopio más apropiado para tu niño o niña, es necesario que conozcas cada uno de los que pueden encontrarse, ya que se clasifican en 3 tipos principales:

Simple:

Este es el tipo de microscopio que, gracias a un lente que magnifica la imagen, permite ver los detalles de cualquier objeto a través de un visor.

Estéreo:

Por otro lado, este tipo de microscopio permite a los niños percibir imágenes en tres dimensiones de las muestras que pongan en las bandejas del equipo.

Compuesto:

Pero, si vuestros niños quieren ir más allá de una simple imagen ampliada o tridimensional, entonces la mejor opción para ellos será un microscopio compuesto, ya que son equipos que permiten observar cosas a un nivel celular, esto gracias a luces potentes que pasan por debajo de las muestras obtenidas.

¿Por qué comprar un microscopio infantil para niños?

Los microscopios son perfectos para aquellos niños que aman la ciencia, ya que estos equipos les permiten conocer un poco sobre el mundo que los rodea, haciendo que crezca su curiosidad y pasión por las cosas, todo mientras aprenden y se divierten.

Estos, además, son una pieza esencial cuando los peques van al cole, sobre todo en materias como biología, son equipos necesarios para que los niños tengan el mejor aprendizaje, por lo que tener uno en casa no es una idea descabellada.

¿Qué tipo de microscopio deberías comprar?

Una vez que conocéis los tipos de microscopios que existen, es normal que os preguntéis cuál es el más apto para llevarle a vuestros niños y para poder responder a ello, debéis considerar lo siguiente:

Edad e intereses – Como ya sabréis, elegir un microscopio para un niño siempre dependerá de la edad que este tenga, además de sus intereses, ya que no será lo mismo un microscopio de juguete para niños de 3 o 4 años, que uno para niños más grandes que requieran de funciones más avanzadas.

Complejidad/dificultad – También, es necesario que os fijéis en el nivel de dificultad del microscopio, sobre todo en los siguientes aspectos:

Para niños mejores a 10 años – En este caso, un microscopio avanzado no sería apropiado ya que las pequeñas piezas o partes del equipo que pueden romperse podrían resultar peligrosas para que un niño las manipule sin supervisión.

Por esta razón, un microscopio de juguete que sea de plástico e indicado para las edades comprendidas de 10 años o menos será la mejor opción, que les permitan divertirse viendo todo con detalle, pero sin que este resulte complejo o riesgoso de utilizar.

Para niños en secundaria – Por otro lado, para niños más grandes que ya no requieran de juguetes sino de equipos que ayuden a su formación, un microscopio compuesto será excelente, ya que estos son una transición perfecta entre un juguete y un equipo para adultos.

Madurez – Los microscopios de más alta gama suelen ser bastante costosos de arreglar en el caso de que una pieza se rompa, razón por la cual es conveniente que vuestros pequeños comiencen con piezas de juguete y con estos ir enseñando el cuidado que deben tener con un equipo más avanzado.

Habilidades – Entre las habilidades para manejar un microscopio está el ajustar el lente hasta lograr una visión clara del objetivo, si tu niño es capaz de hacerlo por sí solo, entonces estará listo para modelos más avanzados, en lugar de un simple juguete. De igual manera, estos últimos le enseñarán los principios básicos de cómo utilizarlos.

Características de un microscopio de juguete de calidad

Antes de elegir cualquier microscopio que os aparezca de primero, es necesario que os fijéis en las características que todo equipo de excelente calidad debe poseer, comenzando por lo siguiente:

Zoom y resolución:

Mayor acercamiento o zoom no siempre quiere decir una mayor calidad de microscopio, ya que los aumentos de un microscopio pueden afectar la calidad de imagen y esta terminar borrosa.

Pero, por otro lado, es necesario que el microscopio sea capaz de producir imágenes en alta resolución.

Enfoque fino:

Para poder observar todas las estructuras celulares con claridad, es necesario que el equipo cuente con una perilla de enfoque, esto permitirá cambiar la profundidad de visión de las muestras para ver cada detalle de forma nítida.

Cuerpo del equipo:

Para estar seguros de que vais a adquirir un modelo de alta calidad, es importante conseguir un microscopio cuyas partes sean en metal, al menos su mayoría, esto si queréis un equipo que sea muy duradero.

Si por otro lado lo que buscáis es un juguete básico para que vuestros niños se diviertan, entonces podéis optar por un modelo de plástico.

Ajustable:

Si el equipo cuenta con piezas que se pueden ajustar a diferentes alturas y modos de uso, será más sencillo de manejar por los niños, incluso sin supervisión.

¿Por qué los niños necesitan de un microscopio?

Imagina que eres un niño otra vez y quieres conocer sobre cada aspecto del mundo que te rodea, seguramente también tenías las mismas dudas, sobre todo si eras un fanático de la biología, el ecosistema y la ciencia en general.

Para cualquier niño el contar con un microscopio le brindará una imagen ampliada al diminuto mundo de los diminutos organismos que cohabitan entre nosotros, en la naturaleza, en los ríos, la madera, en los insectos y demás cosas que conforman nuestro mundo.

Este equipo estimulará su curiosidad y mantendrá viva esa chispa de ingenio, además de sus ganas de aprender, todo de una manera divertida y educativa.

¿Qué accesorios son necesarios en un microscopio para niños de 8 años o más?

Un microscopio es un equipo que os resultará mucho más divertido si contáis con los accesorios adecuados, sobre todo para que los niños tengan una experiencia muy completa, por ello, buscad siempre que el modelo elegido cuente con:

Portaobjetos de microscopio:

Estos permiten ubicar pequeñas muestras bajo el lente del microscopio para su posterior observación.

Pinzas:

Podéis hacer que vuestro niño sea todo un profesional con un par de pinzas que le permitirán tomar todo con precisión.

Cubreobjetos:

Estas son pequeñas cajitas que permitirán preparar muestras y otros objetos para que puedan ser analizados después.

Preguntas frecuentes

¿Mi hijo necesita asistencia al usar el microscopio?

Una de las preguntas más frecuentes que tiene una respuesta simple: dependerá de la edad del pequeño, ya que, si es un niño de 4, 5 o 6 años que apenas comienza a jugar por sí solo, es conveniente que cuidéis lo que hace con el equipo, al menos en sus primeros usos.

¿Hay algo que no debería comprar cuando a microscopios para niños de 10 años se refiere?

Para un niño de 10 años el tipo de microscopio debe ser más avanzado que un simple juguete, estos deben estimular su curiosidad y mantenerlos interesados en aprender, cosa que ya un simple juguete no logrará.

Por ello, buscar modelos de microscopios que tengan funciones reales y se asemejen a un equipo profesional será la mejor opción. Además, evita y mantente alejado de los equipos usados, al igual que modelos que sean de uso profesional.

¿Qué objetivos debería comprar?

Es básico contar con lentes magnificadores de 4X, 10X y 40X, al igual que una pieza para ojos de 10X.

¿Qué hay de los microscopios computarizados?

Este tipo de microscopio puede ser bastante divertido para los niños, al conectar el equipo a un ordenador y obtener imágenes en vivo, pero, estas no serán de tanta calidad como las obtenidas en un microscopio convencional.

Ir arriba