Las 8 Mejores Bicicletas Sin Pedales del 2021

mejor-bicicleta-sin-pedales

Cuando era chica, antes de la bicicleta lo primero era el triciclo y, pasada esa etapa, aprender a montar en bici sin las rueditas de equilibrio era una verdadera pesadilla.

Ahora que mi Samu tiene tres, estos equipos han evolucionado y ya las rueditas no son necesarias para tener equilibrio rápido. Por eso he decidido buscarle la mejor bicicleta sin pedales que le permita desarrollar rápidamente estabilidad y habilidades motrices.

¿Cuál es la mejor bicicleta sin pedales?

Decidir cuál de los modelos disponibles es el mejor depende de factores como vuestro propósito y los gustos y preferencias de vuestro chico.

Lo primero es que estos modelos sin pedales deben ser ligeros, fabricados con materiales de calidad, pero que no resulte pesado para la manipulación del niño.

Las ruedas deben ser adecuados al terreno, las encontráis en medidas desde 10 hasta incluso 14 pulgadas.

Debéis mirar también mangos antideslizantes, sujeción sencilla, asiento ergonómico y accesorios como reposapiés que facilitarán el aprendizaje del niño.

Si tenéis algunas dudas, tal vez un vistazo a esta lista comparativa ayude a aclararos:

A continuación les presentamos las mejores bicicletas sin pedales:

1. La mejor bicicleta sin pedales Firstbike L2008

Mansión para disfrutar

No products found.

3. Chicco First Bike 0070 

Ultraligera y de gran rendimiento

4.Bicicleta sin pedales Bikestar Sport Edition 

Ergonómica y confortable

5. Bicicleta sin pedales KinderKraft 19841

Sólida y ligera

7. Enkeeo 12”       

Versátil, fuerte y cómoda

8. Bicicleta sin pedales 119 Paw Patrol de Patrulla Canina

Colorida y divertida

Se trata de una bicicleta parecida a las convencionales con una diferencia importante, viene sin pedales, soporte inferior y manivela.

Es una opción menos costosa para niños pequeños diferente del triciclo y de las llamadas rueditas de equilibrio o entrenamiento y sirve como una alternativa para que los chicos puedan adquirir el equilibrio y la estabilidad necesarias que les permita manejar una bicicleta tradicional.

Las bicicletas de equilibrio, también llamadas bicicletas sin pedales son relativamente nuevas en la oferta y algunos las consideran el sustituto del triciclo y las rueditas debido al rango de edad en que son usadas por los niños.

La bicicleta sin pedales tiene la altura promedio de un niño desde los tres años en adelante y muchas veces cuenta con accesorios ajustables, de manera que al estar sentado en ella sus pies descansen cómodamente en el suelo, entonces con las piernas el chico se impulsa para agarrar velocidad y correr mientras va cómodamente sentado, aunque muchos de estos modelos traen freno arrastrar los pies mientras se usa también cumple con esta función.

Obedece a los mismos principios de la bicicleta convencional, pero sin el uso de pedales.

Su función es, básicamente, contribuir a que el niño desarrolle estabilidad, equilibrio, coordinación y orientación espacial.

Al momento de elegir una buena bicicleta sin pedales, no es sólo cosa de fijarse en la más cara o la más barata del grupo, además, hay una serie de factores que son determinantes para tener en cuenta al momento de hacer una buena elección, éstos son:

Edad – Una de las grandes ventajas que hallaréis en una bicicleta sin pedales es el hecho de que sirve para los niños a edad muy temprana. Incluso podéis comprarla evitando el triciclo desde que el niño tiene 18 meses o más. Inicialmente este rango de bicicletas fue pensado para niños con ese rango de edad, no obstante, su éxito ha sido tal que también los niños de 3 y hasta los 9 años las pueden usar.

Ajuste – El ajuste es otra de las bondades de esta variedad de bicicletas. Una de sus grandes cualidades es que tanto el cuadro como el manillar y el asiento pueden ajustarse según la altura de vuestro chico, esto servirá para dos cosas: primero, para que sea un producto perdurable y pueda usarlo por un buen rato y, segundo, para garantizar que el niño se mantiene equilibrado. Lo ideal es ajustar el manubrio y el asiento de forma tal que ambos pies del niño puedan descansar completamente sobre el suelo, estando sentado.

Cabina – Lo ideal, para mejorar la postura del niño, es que podáis alinear verticalmente el manillar del asiento, de manera que la posición del niño sea cómoda. Los grandes fabricantes sugieren una rueda con algo de peso de forma que ayude al pequeño a mantener la estabilidad y evitar oscilaciones propias del escaso peso del aparato. Otros incluso cubren este peso ofreciendo una bicicleta con cesta, pero esta opción no es el estilo de todos.

Sin altura vertical – Este punto se refiere a los tubos que conforman el cuadro. La mayoría de las bicicletas convencionales tienen varios tubos, entre ellos uno alto que sube en forma vertical. Las versiones sin pedales obvian este tubo dejándolo más bien a una altura baja que resulta más cómodo para el pequeño. Le facilita subir y bajar y la ahorrará un par de moretones en caso de caída.

Altura del asiento – Como ya os dije el asiento debe estar colocado a una altura que los pies del niño, estando sentado, descansen cómodamente sobre el suelo. Es importante que antes de comprar os aseguréis de que el asiento el graduable para que podáis prolongar por más tiempo el uso de bicicleta a medida que el niño crece, en caso de que esta versión sin pedales se convierta en su juguete favorito.

Frenos – Aunque los pies sobre el suelo cumplen precisamente la función de frenar, la mayoría de los modelos actuales de estas bicicletas sin pedales tienen tanto freno trasero como freno de mano. Habiendo aprendido el niño a manejar estos frenos, a mantener el equilibrio en la bicicleta y a frenar con los pies, ya lo único que le resta por aprender, cuando se mude para una bicicleta convencional, es el pedaleo.  

Las bicicletas de equilibrio tienen una serie de cualidades que deberéis revisar con detalle y detenimiento al momento de la compra, se trata de elementos que debéis conocer a objeto de seleccionar el más adecuado a las necesidades de vuestro hijo, éstos son: 

Ruedas – Las hallaréis de diversos tamaños según la estatura y la edad del chico, sin embargo, las más populares rondan sus tamaños entre 10, 12, 14 y hasta 16 pulgadas e incluso en algunos casos los veréis de 20 pulgadas. Como ya os comenté los más populares son los de 12” que alcanzan un amplio rango de edad entre los 3 y 7 años y son suaves, los de 10” son para niños más pequeños y son un poco más duros. Desde las 14 pulgas en adelante son para niños más grandes.

Materiales del neumático – En este punto sólo se cuentan dos tipos de materiales para los neumáticos en una bicicleta sin pedales, los neumáticos de espuma que son bastante livianos y anti pinchazo y los neumáticos de caucho, muy bueno, pero también muy pesados, estos hacen que el modelo se sienta como una bicicleta real.   

Material del cuadro – Los más comunes en estos modelos son madera, acero cromado y aluminio. Todos son resistentes y muy livianos.

Presupuesto – Hay de todo en la oferta de estos equipos. Deberéis saber primero cuánto estáis dispuestos a gastar y elegir en consecuencia teniendo en cuenta seguridad y robustez. Los precios de estos equipos van desde los 40€ hasta más de €250.

Básicamente la cantidad de ruedas y el estilo. El triciclo tiene una rueda delantera y dos traseras que son las que dan la estabilidad. La bicicleta sin pedales tiene solo dos ruedas, una adelante y otra atrás, parecido al estilo de las bicicletas convencionales.

De nuevo, la cantidad de ruedas. La bicicleta sin pedales tiene dos y con los estabilizadores llega a 4, además, el equilibrio recae sobre los estabilizadores, mientras que si no los tiene el equilibrio lo tiene el usuario al dominar la bicicleta.

 

Al seleccionar una bicicleta sin pedales hallaréis variedad en cuanto al precio. Un producto de alta gama asequible no costará menos de €85 y hay modelos caros que llegan a costyar hasta €260. Si queréis algo más económico que este rango deberéis en cuenta su durabilidad y rendimiento. Versiones de bajo costo pueden tener precio de hasta €50. Es cosa de que miréis lo que os conviene, sin embargo, lo que siempre os aconsejo es que tengáis en cuenta la seguridad, calidad y durabilidad.

 

Hay variedad sobre este punto, inicialmente fueron creadas para niños muy pequeños desde los 18 meses en adelante, donde se usan bastante, no obstante, un rango común de edad se consigue en niños de 3 a 7 años que es la edad promedio donde los niños dejan las ruedas de entrenamiento y aprenden a montar. Pero su popularidad ha crecido tanto que ahora las hay incluso para chicos de hasta 9 y 10 años.

Dependiendo de la dificultad sí, porque están hechas precisamente para ayudar a mantener el equilibrio. Si el chico tiene problemas para caminar con rapidez o algún tipo de prótesis una de estas no representará mayor problema para su condición o las características de su dificultad. Algunos fabricantes incluso han modificado sus modelos para tales fines. Si el niño no tiene dificultades muy graves, una de estas le ayudará a mantener mejor el equilibrio al montar.

Al montar una de estas, es esencial que sepáis de sus cualidades o cuáles son las mejores formas para hacer uso de una bicicleta sin pedales:

Para diversos ambientes – Generalmente por su tamaño y los materiales de las llantas, pueden ser usadas tanto dentro como fuera de la casa. En cada situación deberéis tener en cuenta con detenimiento la seguridad.

Ajuste correcto – Los asientos de estas bicicletas son ajustables y, como ya os he comentado, esto garantiza la comodidad del niño. Debéis aseguraros de que el pequeño tenga el asiento regulado a una altura que resulte cómoda para él, así el proceso de aprendizaje y estabilización del equilibrio será más rápido.

Mirad la seguridad – Montar en bicicleta, ya sea con pedales o sin pedales implica niños corriendo a toda velocidad encima del aparato. Debéis aseguraros de encontrar un lugar adecuado para practicar con seguridad donde no se atraviesen pelotas, personas o mascotas que puedan causar molestias, accidentes o caídas.

No existen límites específicos más allá de los que dicta la propia seguridad o interés del niño, sin embargo, generalmente el rango de edad de sus usuarios no excede los 10 años y los niños, a medida que crecen, suelen interesarse en una bicicleta con pedales.

Periodista Escritora Locutora
E.Torres
Periodista / Escritora / Locutora
También te puede interesar
Ir arriba